El gran oasis de luz y vegetación de tu pequeña terraza

El gran oasis de luz y vegetación de tu pequeña terraza

Si las plantas necesitan realizar la fotosíntesis, los humanos conforme llegan los primeros días soleados buscamos la luz y el aire todo lo que podemos. Después del largo y oscuro invierno tenemos más ganas que nunca por buscar los rayos de sol, y nuestra terraza tiene ya que ponerse a punto. Conecta con la naturaleza con terrazas llenas de vegetación en celosías, decora con piedras, alfombras en tejidos naturales y flores de mil colores. ¡Bienvenida primavera a mi casa! Conecta con la naturaleza para desconectar de tu casa; aunque sin salir de ella.

El mobiliario de exteriores suele ser muy específico y a veces, no apto para los espacios de las pequeñas terrazas o balcones corridos. Busca bancos de madera y jardineras estrechas para optimizar el espacio de tu terraza, pero llenarla de vegetación, verde y colores intensos de flores. Escoge el blanco y los tejidos claros naturales para que la luz sea una explosión e integra piedra, madera, cocos, conchas, troncos para plantar tus plantitas.

 

Un rincón de aire fresco, no solo por estar al aire libre, sino porque lo conviertas en un espacio donde la luz, el verde y la naturaleza entren a tu casa. Cuando se acerque el verano directamente nos instalaremos en el jardín, pero ahora las pequeñas terrazas o balcones son nuestro respiro y nuestra conexión con la naturaleza.

La vegetación es protagonista en zonas de exteriores siempre, bien sea natural o imitaciones artificiales, que simulan bastante bien a las naturales, y evidentemente necesitan menos cuidados y su mantenimiento es más barato. Aunque sin duda lo más recomendable son las plantas naturales.

El verde lo inunda todo, su toque es indiscutible y salpicado de flores de todos los colores posibles es la mejor combinación. Amarillos, blancos, malvas, azulados, rojos y anaranjados son las tonalidades propias de la primavera, los meses de las flores y nos gusta que ellas tomen el protagonismo.

Macetas y jardineras son una opción clásica, pero las plantas colgantes y los paneles verticales son soluciones muy versátiles que transformarán totalmente tu terraza. Los maceteros aparecen en barros artesanales, rústicos y naturales, o terracotas. Macetas forradas en textiles naturales como cuerda, yute; o lacadas en colores blanco o intensos y alegres tanto en mate como en brillo para dar protagonismo a la planta. Otras macetas son cáscaras de cocos, conchas y caracolas, troncos huecos, piedras,… La naturaleza se mimetiza en todos los elementos posibles. Los cubos de zinc y chapa también son tendencia.

Celosías en madera o en tonos blancos para paredes con enredaderas, musgos, hiedras,… Las paredes se cubren en parte con zonas verdes que convierten este espacio en un oasis.

Los textiles en exteriores son de materiales más resistentes, reforzados muchas veces con teflón en colchonetas para sillas y bancos, pufs o en cojines.

La primavera trae más horas de sol y temperaturas confortables, y buscamos aprovecharlas, por eso comenzamos a pasar largos ratos fuera. El mobiliario de exterior también es peculiar. La madera tratada es un éxito asegurado por su aporte de calidez que hace acogedor cualquier estancia.

Las paredes y el suelo pueden cubrirse con duelas y lamas de imitación de maderas o porcelánicos que aíslan, aportan calidez y evita el contacto directo por ejemplo con baldosas.

Muebles pequeños que no resten amplitud a tu terraza y opciones de almacenaje como bancos-arcón, mesitas auxiliares, baldas, lámparas colgadas o en las paredes. En cuanto a la iluminación busca también la calidez de velas, candiles y fanales que en las tardes de primavera ya más largas, ofrecen verdaderos momentos de paz y tranquilidad.