Baños para quedarse a vivir

Baños para quedarse a vivir

¿El baño como el gran olvidado de la decoración hogareña? Nada de eso… Hoy las tendencias no dejan escapar un espacio con mucho partido que sacar. A veces tienen un espacio más reducido que se cede a habitaciones, vestidores, entradas, pero el baño es ese lugar donde todos pasamos bastante tiempo todos los días, incluso es la estancia que más visitan nuestros invitados.

En los baños se optimiza el espacio al máximo y todo es útil, incluso la decoración. Los colores son clave para la sensación de amplitud pero huye del blanco y combina diferentes materiales y tonalidades en algunas paredes, suelos, muebles… para lograr un baño con carisma.

El mosaico de materiales y el collage de colores. Si el blanco ha sido un clásico de los baños, hoy ya no es una tendencia. Por eso la apuesta es combinar diversas opciones como suelos vinílicos con colores intensos, azulejos en la pared de la ducha, zócalo en otras paredes o incluso papeles pintados con tratamiento especial antihumedad y maderas sintéticas o tratadas también de forma especial para baños.

El cemento pulido o microcemento se ha convertido es una opción muy buscada para baños y aseos. Hay baldosas que imitan el cemento también y son la joya del estilo industrial.  Para dar un efecto de amplitud y continuidad apuesta por paredes y suelo del mismo cemento. Aquí los colores son neutros por lo que puedes dar toques de color con la decoración, por ejemplo con toallas en ocres, rojizos o naranjas. Escoge muebles claritos en tonos naturales como el haya.

El blanco es el neutro que nunca falla, capaz de dar luz y amplitud y fácil de combinar. En un baño blanco es necesaria una pieza que sobresalga y tenga mayor protagonismo como un mueble en madera oscura.

La ducha o bañera luce mucho si el suelo o sus paredes son diferentes al resto del baño. Azulejos pintados con pinturas especiales, o distintos a los demás que destaquen darán sensación de profundidad a toda la estancia.

Las mamparas de cristal siempre, salvo que sea muy amplio el baño y una separación de ladrillos o similar no nos delimite el espacio y nos aporte sensación de estrechez.

Suelos hidráulicos o vinílicos de colores intensos que contrasten con la sobriedad de las paredes lisas por ejemplo. Las alfombras vinílicas en suelos lisos es una opción muy ‘desesperada’ y poco recomendable en espacios reducidos.

El espejo… Sin espejo no se entiende un baño. Actualmente es habitual encontrar un espejo por lavabo o seno, y dos espejos iguales si hay doble lavabo. Atrás quedaron aquellas grandes superficies de espejo integradas en la pared. Espejos redondos con diferentes grosores y colgados de la pared. El rey de la temporada es el espejo con marco negro y fino. Aunque también aparecen en dorados y dorados envejecidos.

Si hay luz natural, el espejo debe estar colocado para reflejarla y aprovecharla lo máximo posible. La utilidad de los espejos y de todos los utensilios del baño hace cada pieza imprescindible y que esta estancia de la casa no suela aparecer muy cargada.

Decoración en estantería y muebles auxiliares, muchas veces colgados en las paredes para aliviar el espacio y dejar el suelo lo más libre posible.

Velas, plantas, pequeños cuadros, flores y textiles son los elementos decorativos más habituales para aportar color y originalidad a nuestros baños y aseos. Las toallas y alfombras de ducha suelen dar la pincelada alegre y combina con otros elementos, por ejemplo toallas y macetero en un tono verde similar.

La iluminación es muy importante en el baño y suele proceder de la pared del espejo, bien en focos o en apliques. Sin prescindir de esa luz útil y necesaria para asearse, maquillarse, peinarse,… opta por lámparas de techo colgantes que decoran y marcan un estilo al baño. También hay variantes como las dobles paredes que emiten luz entre la pared y el cristal del espejo en todo su contorno.

Cestería de mimbre para guardar toallas y albornoces, papeleras en madera natural o pequeños toques de artículos en cuerda o yute que dan carácter y naturalidad a un espacio, el baño, que no podemos descuidar.