¿Cómo convertir las ramas de árboles caídos en muebles de diseño?
VEA

¿Cómo convertir las ramas de árboles caídos en muebles de diseño?

El temporal “Gaetán” de lluvias intensas justo después de “Filomena”, que rompió miles de árboles por el peso de la abundante nieve. La naturaleza a veces castiga durante el frío invierno a nuestros árboles. Pero toda materia prima puede (o debe) ser aprovechada.
En 2017 los bosques gallegos se vieron seriamente afectados por el huracán Ophelia. Tras pasar cerca del archipiélago portugués de las Azores, y en su camino hacia Irlanda y Reino Unido, la fuerza del viento (con rachas de hasta 165 kilómetros por hora) derribó cientos de árboles a su paso.

VEA árbol caído

Ante este devastador escenario, el arquitecto Alfonso Cort emprendió una curiosa iniciativa: convertir las ramas que se habían venido abajo en muebles de diseño. El proyecto, conocido como Vea (veta, en gallego), ya ha conquistado decenas de oficinas y viviendas donde lucen sus mesas.

Una idea similar fue la que puso en práctica el arquitecto chileno Sebastian Errazuriz. Aficando en Nueva York, decidió inspirar buena parte de su obra en troncos o ramas de árboles. 

Dentro de su colección Nature, el artista ha creado originales y elegantes estanterías donde podemos colocar nuestros libros y objetos personales a lo largo y ancho de las largas ramas. Esta parte del árbol también es empleada, al igual que los troncos, para sustituir las patas de las mesas.

Estantería Nature, de Sebastián Errazuriz
Estantería Nature, de Sebastián Errazuriz

En los últimos días el temporal Filomena ha teñido de blanco la Comunidad de Madrid, entre otras muchas zonas de España, dejando fuertes precipitaciones en forma de nieve que han superado todos los registros que se tenían hasta el momento. 

 Más allá de la bonita estampa que la intensa nevada nos dejaba en las primeras horas, Filomena también se traducía en un caótico escenario con calles y carreteras colapsadas, servicios de emergencia desbordados y numerosos árboles tronchados por el peso de la nieve. Un gran daño ecológico del que tardaremos en reponernos, pero que vuelve a poner de manifiesto la importancia de acciones de reciclaje como las emprendidas por Cort o Errazuriz.