Efectos económicos del cambio climático en España: nuestro rating amenazado

Efectos económicos del cambio climático en España: nuestro rating amenazado

España puede sufrir grandes pérdidas económicas provocadas por el cambio climático y sus efectos en turismo, costas, agricultura,… Que el cambio climático deteriora nuestro planeta y nuestros ecosistemas es ya indiscutible en opinión de la mayoría, pero que también está deteriorando nuestras economías e incluso hace tambalearse a los ratings internacionales, es el siguiente paso hacia una carrera sin retorno. 

El Cambio Climático se ha convertido en una serie amenaza que obliga a todos los sectores de la sociedad a implicarse y ponerse manos a la obra con el objetivo de aminorar y frenar el aumento de la temperatura que tanto daño está haciendo al planeta de manera invisible. 

El incremento de la demanda de energía a través de combustibles fósiles,  el efecto invernadero de los gases contaminantes o el aumento de la población, entre otros factores, no sólo han llevado al planeta a alcanzar una temperatura nunca antes vista, sino que también nos ha dejado precipitaciones por encima de lo normal. Es indiscutible que el Cambio Climático es la mayor amenaza medioambiental a la que se enfrenta la humanidad, y es innegable que es ya una realidad presente.

Ese daño medioambiental está pasando ya factura a las economías de todo el mundo… y lo seguirá haciendo cada vez más si no le ponemos remedio. Un estudio publicado por la agencia Scope Ratings, confirma que el cambio climático supondrá graves perjuicios para las economías de todo el mundo y, por tanto, también para sus calificaciones crediticias. Unos baremos económicos que sí tocan el bolsillo de grandes cuentas, no solo de aquellas relacionadas con el medio ambiente. 
Aunque el estudio sitúa a la zona euro entre las regiones con menos riesgos de todo el mundo, lo cierto es que los expertos recuerdan que España sufre fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor o sequías más frecuentes y constantes, y eso podrían afectar a medio plazo a los sectores de la agricultura y el turismo, que son importantes para el crecimiento económico y el empleo, y por tanto, para las perspectivas económicas del país.
 
Del mismo modo no podemos olvidar que España es un país que vive en gran parte del turismo. La costa, tal y como la conocemos, así como algunos cultivos serán historia en 2050 si no frenamos el cambio climático.